“Fiscalidad no tan verde” por Lluis Amengual

Existe una gran disparidad de figuras impositivas, mal llamados “impuestos verdes”, por su supuesta relación con el medio ambiente y que varían enormemente entre Comunidades Autónomas.

Del informe “Lagares” se desprende que la imposición ambiental en España es claramente inferior a la media europea, pero es que además de la gran variedad de tributos ambientales que existen a nivel autonómico, no está tan claro que estos impuestos tengan fines ambientales. Y es que según el estudio, existe una falta de acuerdo del marco normativo integrado en la Ley de Haciendas Locales para encauzar iniciativas de las tasas ambientales locales como residuos, aprovechamiento del dominio público, ruido o emisiones atmosféricas.

Con los residuos, el informe hace una mención especial. Y es que diversas comunidades han establecido ya impuestos sobre depósitos de residuos en vertederos, este hecho provoca agravios comparativos, ya que en ocasiones el coste del transporte es menor que el pago de la tasa, por lo que el residuo pasa las fronteras administrativas distorsionando el mercado.

Ver artículo: I y II