Nuevo documento de la Comisión Europea sobre gestión de residuos y coronavirus

Waste management in the context of the coronavirus crisis La dirección general de Medio Ambiente de la Comisión Europea ha publicado el documento “Waste management in the context of the coronavirus crisis “. En él se hace un balance de la situación actual en toda la Unión Europea apoyándose en las fuentes científicas de las que se nutre el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC). Este informe reconoce a la gestión de residuos como un servicio esencial en esta crisis y que requiere de una constante adaptación. Según el ECDC, a día de hoy no hay evidencias para afirmar que los procedimientos estándar de gestión de residuos son inseguros o insuficientes en términos del riesgo de infección por COVID-19 u otros virus respiratorios.

Este documento sí recuerda que los residuos de los servicios sanitarios, los laboratorios y las actividades relacionadas con pacientes con coronavirus deben manipularse y tratarse de acuerdo con la legislación de la UE sobre residuos peligrosos, concretamente la Directiva 2008/98/CE sobre residuos y los artículos 17, 23, 24 y 25 relativos a este tipo de residuos. También señala que se debe tener en cuenta la orientación más actualizada proporcionada por el ECDC y las autoridades sanitarias nacionales, así como la guía específica de ECDC que se aplica a los residuos de limpieza en entornos de atención médica, no relacionados con la salud, que puedan estar potencialmente contaminados con el coronavirus.

Asimismo, se recuerda a los Estados miembros que deben garantizar una planificación adecuada de las capacidades para el tratamiento y, cuando sea necesario, el almacenamiento de residuos sanitarios. En el caso de interrupciones debido a la falta de capacidad de tratamiento de residuos sanitarios, es fundamental que los residuos se almacenen de manera segura temporalmente hasta que se resuelva el problema de capacidad.

Con respecto a la protección contra la exposición al coronavirus en el lugar de trabajo, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) ha emitido una guía sobre este asunto. Además, el documento publicado resume algunas “buenas prácticas” que ya se han implementado en el último mes:

  • Adaptar la organización del personal para evitar transmitir infecciones entre los equipos, respetando el distanciamiento entre las personas y reduciendo al mínimo el número de trabajadores presentes en una misma área.
  • Instruir sobre el uso apropiado de equipos de protección individual (EPI), así como de productos desinfectantes adecuados.
  • Asegurar el estricto cumplimiento de las normas de higiene, incluidos el cambio frecuente y la limpieza de EPI y ropa profesional. Reemplazar los guantes profesionales en caso de rotura o cualquier incidente de contaminación potencial y desinfectar regularmente instalaciones, cabinas de vehículos y ropa.

Desde ASEGRE consideramos todas estas recomendaciones muy necesarias. Nuestros asociados utilizan diariamente alrededor de 2.500 mascarillas de distintos tipos para proteger a los trabajadores en la manipulación y tratamiento de los residuos peligrosos e industriales. A esto le tenemos que añadir ahora la necesidad de mascarillas para evitar la transmisión del COVID19. Desgraciadamente, las empresas del sector se están encontrando con un mercado desabastecido para este tipo de productos, lo que puede llevar a la paralización de la actividad en algunas instalaciones.